Noticias

Entrevista Juan Manuel González Serna - Presidente de Grupo Siro

26 Oct 2016

Entrevista Juan Manuel González Serna - Presidente de Grupo Siro.

 

Los resultados de Grupo Siro del último ejercicio de la compañía reflejan aumentos significativos tanto en volumen como en facturación. ¿Qué valoración hace de estas cifras?

Sin duda, los resultados de 2015 significan para Grupo Siro la consolidación del crecimiento sostenible de la compañía. Este último año hemos alcanzado una cifra de negocio de 602 millones de euros (un 7% más que el pasado año), hemos invertido 30 millones y hemos obtenido un EBITDA de 90.

Ha sido posible gracias a nuestros más de 4.000 colaboradores, con su trabajo diario. Aun así, es necesario seguir trabajando duro y con rigor, para poner en los lineales de nuestro cliente los mejores productos del mercado, ricos, sanos, de la máxima calidad y seguri­dad y al mejor precio posible. Estamos empeñados en cultivar futuro, un futuro sostenible en el que seguir mejorando, creciendo y cumpliendo con los compromisos asumidos con nuestros grupos de interés.

Desde nuestros inicios hemos sido capaces de crecer de manera sos­tenible, actuando en el presente, pero poniendo siempre la vista en el futuro, centrándonos en la sostenibilidad tanto de la compañía, como del sector.

¿Qué supone, en volumen de negocio, su alianza estratégica con Mercadona?

En Grupo Siro mantenemos una alianza estratégica con Mercadona, nuestro principal cliente. Concretamente Grupo Siro se encarga de la fabricación de galletas, pan de molde, pasta alimenticia, bollería y cereales de la marca Hacendado.

Esta alianza nos permite que el 91% de nuestra producción llegue a los consumidores a través de los lineales de Mercadona. Nos permite poner al alcance de la sociedad productos de la mejor calidad, con el mejor sabor y al mejor precio posible. Compartimos con Mercadona un modelo de negocio basado en la confianza y la estabilidad.

Asimismo, con nuestro proyecto de Cadena Agroalimentaria Sostenible, Siro Agro, que comparte la filosofía del modelo CASPOPDONA de Mercadona, apostamos por el desarrollo conjunto de un modelo agronómico competitivo y rentable para todos los eslabones de la Cadena.

Hablemos de innovación. ¿Cuáles son los principales proyectos que actualmente desarrollan en su centro I+DEA?

En nuestro centro de innovación, I+dea, referente en Europa en el sector agroalimentario, nos hemos focalizado en ser especialistas en todo lo que fabricamos. En la mejora constante de nuestros productos y en el análisis de tendencias y necesidades de los consumidores para desarrollar nuevos lanzamientos que nos permitan satisfacer las expectativas de los consumidores, estando siempre muy cerca de nuestras fábricas y muy enfocados a nuestros negocios.

En nuestra Fábrica de Ideas entendemos la innovación en el sector agroalimentario de un modo global. Por un lado, innovación orientada a satisfacer las necesidades de la sociedad en general, aportando los productos que demandan los consumidores y clientes, y, por otro lado, orientada hacia el sector agroalimentario, apostando por su desarrollo e industrialización a través de una Cadena Agroalimentaria Sostenible desde el origen.

Grupo Siro mantiene un fuerte compromiso con la investigación y la innovación. De hecho, el Premio Fundación Grupo Siro a la Investigación Agroalimentaria pretende incentivar e impulsar estas iniciativas en el sector, en línea con nuestra apuesta por la sostenibilidad y el desarrollo global de toda la Cadena Agroalimentaria.

¿Cuál es la estrategia de su compañía?

Grupo Siro busca satisfacer las necesidades de nuestros Grupos de Interés, empezando siempre por el cliente, a través de la eficiencia y la innovación, con productos saludables, de la máxima calidad y al mejor precio posible.

Hemos desarrollado un Modelo de Negocio entorno a alianzas estables basadas en la confianza, que aportan valor y contribuyen al progreso conjunto. Así, desde la óptica del Compromiso Social Sostenible, en Grupo Siro apostamos por ser un grupo alimentario líder, concentrando y focalizando nuestro negocio en todos aquellos productos que provienen directamente de la materia prima del cereal.

Por ejemplo, estamos trabajando por fortalecer el sector primario y desarrollar un modelo agronómico orientado a mejorar la productividad y la calidad de toda la Cadena Agroalimentaria, capaz de aportar estabilidad y rentabilidad. La producción del trigo, nuestra principal materia prima, en España es baja: se trata de un mercado volátil y de suministro incierto.  La estabilidad en la producción de trigos de calidad, permite a la industria incrementar la eficiencia en los procesos de producción y repercutir positivamente en el producto final, incrementando la calidad y el sabor, y maximizando el valor al consumidor. Así, hemos marcado el objetivo de que el 80% del trigo duro consumido por la compañía provenga de proveedores locales, integrados en el proyecto Siro Agro.

Otra de nuestras señas de identidad, es el apoyo a la inclusión laboral de personas en riesgo de exclu­sión social, que actualmente conforman el 14% de la plantilla, un total de 583 colaboradores.

La estabilidad en el aprovisionamiento de materias primas es fundamental para un negocio como el suyo. ¿Cómo cumplen con este propósito sus laboratorios agronómicos?

En Siro Agro estamos trabajando en dos líneas claramente diferenciadas. Por un lado, estamos investigando y ensayando en nuestros laboratorios agronómicos, aportando los diferentes tipos de suelo y clima, de manera que podamos conocer las variedades de trigo más adecuadas para nuestros negocios. Por otro, estamos inmersos en un gran proceso de aprendizaje, para crear un modelo de cultivo reproducible, de calidad, eficiente y ren­table, que aporte mayor conocimiento, valor y seguridad para toda la cadena.

Y todo ello con el objetivo de desarrollar en Grupo Siro, conjuntamente con los agricultores, un modelo de producción competitivo que satisfaga las necesidades del sector. Es decir, impulsar una Cadena Agroalimentaria en todo el territorio español, en la que todo eslabón que aporte valor, gane. El trabajo con los diferentes eslabones nos permite aunar los intereses agrícolas con los industriales, de manera que se cultive la tipología de trigo que la industria necesita consumir, para ganar eficiencia en los procesos. Solo de esta manera es posible generar ventajas competitivas y garantizar el futuro sostenible de la producción agrícola del trigo.

Además, la implicación con los agricultores y proveedores contribuye a reducir el coste y el impacto medio ambiental que supone el transporte de materias primas. Así, en el marco de nuestro modelo de sostenibilidad buscamos reducir la huella medioambiental de todas nuestras operaciones.

Con todo, con una relación de confianza y transparencia conseguimos especializarnos y crear sinergias entre todos los actores implicados, para sostener y potenciar la cadena de valor del sector agroalimentario.

¿Qué aporta a vuestro proyecto empresarial el Premio Fundación Grupo Siro a la Investigación Agroalimentaria?

El Premio Fundación Grupo Siro a la Investigación Agroalimentaria no solo materializa el compromiso de la compañía por incentivar y reconocer la labor de investigación e innovación, sino que permite acercar y aplicar la innovación para el desarrollo de un modelo agrario que garantice la competitividad y la rentabilidad del campo, genere riqueza en los entornos locales y contribuya al desarrollo social.

El premio traduce el apoyo de Grupo Siro al desarrollo, especialización e impulso del sector agrario, concretamente en la aplicación de soluciones tecnológicas para la producción de cereales. Cultivar futuro supone trabajar conjuntamente bajo criterios de productividad, rendimiento y eficiencia y aplicar la investigación desde el origen del cultivo.

¿Qué retos se marca su compañía?

Nuestro reto principal, en la línea de nuestra filosofía, es seguir cultivando futuro y seguir creciendo, cumpliendo con los compromisos asumidos con nuestros Grupos de Interés, siempre desde el Compromiso Social Sostenible. Queremos ser una empresa que la Sociedad quiera que exista.

Para ello, buscamos alcan­zar los objetivos marcados para el 2019 tanto a nivel económico como social y medioambiental. Por ejemplo, dentro de nuestro modelo de sostenibilidad, nos hemos marcado como objetivos para 2019 que el 80% de nuestro consumo de trigo duro proceda de agricultores de Castilla y León, adheridos al proyecto Siro Agro, y que un mínimo del 4% de la plantilla de cada uno de nuestros centros de trabajo sean personas en riesgo de exclusión social.

Queremos también contribuir a la mejora de la salud de los consumidores potenciando las características saludables de nuestros productos (reducción de grasas saturadas, incremento de fibras…) y conseguir que un 10% de ellos esté dirigido a colectivos con necesidades nutricionales específicas: celíacos, diabéticos, etc.

Como empresa agroalimentaria sentimos una responsabilidad especial en el cuidado del medio ambiente. Ya trabajamos en el cálculo de nuestra huella de carbono, en la implantación de medidas de eficiencia energética o en proyectos como la ‘Fábrica sin Papeles’ o ‘Cero Residuos a Vertedero’. Así, trabajamos por reducir los residuos generados, con la mirada puesta en que el 100 % de nuestras plantas sean vertedero cero y que el 80% de los residuos sean valorizados. En este sentido, nuestro negocio de coproducto nos permite reducir el desperdicio de alimentos y completar la cade­na productiva sostenible.

En definitiva, nuestro reto es seguir trabajando al más alto nivel para ser una empresa sostenible en el tiempo, especialistas en los productos que fabricamos a través de su mejora constante y la búsqueda de nuevas tendencias y procesos. Vamos a seguir apostando por proyectos de largo plazo que supongan un mayor valor para el consumidor, consolidando la innovación de necesidades no cubiertas. Siempre estando cerca de nuestras fábricas, con la finalidad de ganar en eficiencia, eficacia y velocidad.

 

QCOM